Hidromiel

Según la RAE, la definición de hidromiel, del lat. hydromĕli, y este del gr. ὑδρόμελι hydrómeli, es la mezcla de agua con miel.

Esta sencillez que muestra la definición del producto es idónea, ya que el propio hidromiel es algo sencillo y clásico. No requiere mayor profundización para comprenderlo, y mucho menos para disfrutarlo. Estamos hablando de un producto cuyo origen se remonta y pierde en los orígenes de la humanidad. A día de hoy, los vestigios más antiguos del consumo de hidromiel que se conocen se han hallado en una vasija de barro en China datada en el 7000 a.C

Se trata de una de las bebidas más antiguas de la historia, anterior al vino y, muy posiblemente, precursora de la cerveza. Su consumo estuvo muy difundido en las diferentes culturas, tanto a nivel cronológico como geográfico. En Europa fue elaborado y consumido por griegos, romanos, celtas, sajones… aportándole cada uno su nombre y elaboración personal.

Según Plinio, la primera receta para su elaboración fue dada por Aristeo, rey de Arcadia. Por otra parte, Columella, escritor latino de principios de nuestra era, menciona en su obra De re rustica numerosas formulaciones empleadas por los romanos para su elaboración.

Estamos ante un producto con unas raíces tan fuertes, que desempeñaba un papel importante en la mentalidad religiosa de todas estas culturas, siendo mencionada con frecuencia en la Biblia y otros libros sagrados indios, quienes la consideraban bebida de héroes y dioses. Dado su carácter digestivo, antirreumático y diurético, se le dio la caracterización de “elixir de la vida”. Incluso las sagas nórdicas le reservan un lugar de prestigio en su mitología al prometer una cantidad ilimitada para aquellos que alcancen el Valhalla.

Partiendo de estos datos, podríamos definir el hidromiel como la bebida de la humanidad, y Crisada quiere traerlo al presente; de ahí nuestro slogan “Aprecia el tiempo” como invitación a disfrutar y detenerse a intentar atisbar en el horizonte del pasado la ingente cantidad de años, siglos y milenios que ha recorrido el hidromiel para llegar hasta nuestros días.