Quienes somos

¿Qué es Crisada Artesana?

La definición rápida es que Crisada Artesana es una empresa dedicada a la elaboración, venta y distribución de hidromiel, pero si ahondamos un poquito podemos ver que hay más. Crisada se compone por cuatro miembros, cada uno enfocado a un ámbito distinto de la marca para que el producto que llega hasta el consumidor sea especial y óptimo.

El equipo de Crisada persigue recuperar el hidromiel del pasado para adaptarlo al presente, siguiendo la receta clásica, sin añadidos químicos, ni ingredientes artificiales. A día de hoy, Crisada cuenta con la Clásica Inire y la Meli Meli, con el doble de miel. El objetivo es estudiar y producir nuevos sabores que ofrezcan un amplio abanico de posibilidades al público, pero siempre respetando la regla de utilizar solo ingredientes naturales.

¿Qué significa Crisada?

El nombre de Crisada se origina a partir de la concatenación de parte de los nombres de los socios fundadores de la empresa.

¿Qué quiere decir el slogan “Aprecia el tiempo”?

Crisada se remonta casi a los orígenes de la humanidad para recuperar el hidromiel clásico. Somos conscientes de la larga cantidad de años que se han sucedido desde entonces hasta ahora y del oscuro rincón en el que ha permanecido esta bebida, reservada solo a unos pocos y un espacio en la memoria mitológica. También tenemos presente que se trata de un producto de elaboración medianamente lenta, que requiere dedicación y paciencia en todo su proceso, desde la selección de una buena miel hasta el periodo de fermentación. Por esta parte queremos que el consumidor aprecie el tiempo que ha supuesto poder hacerle llegar la botella o el vaso que sostiene en la mano al beber.

Por otro lado, invitamos a que nuestro hidromiel se consuma sin prisas y se detenga a ser disfrutado. Todos hemos engullido un refresco con la comida y hemos salido corriendo porque el ritmo de vida actual es así; agitado y al segundo. Sin embargo, Crisada ofrece un producto que se pueda disfrutar rompiendo ese nerviosismo. Detente, relájate, dedícate un momento, solo o acompañado y saborea el hidromiel. Aprecia los matices que presenta, juega con el maridaje y siente que ese instante es solo por y para ti. En resumen: Aprecia el tiempo.